martes, 29 de noviembre de 2011

Soplan aires de cambio...




Cada vez que vuelvo a casa a visitar a mi familia y mis amigos, lo que más me sorprende no es lo mucho que ha cambiado todo, los edificios nuevos, las familias que crecen o los que se han ido. No, lo que me sigue sorprendiendo, una y otra vez, es la gente que sigue igual. La tiendecita de la esquina, en la que llevan trabajando tres generaciones de la misma familia. Los amigos que se reúnen en la misma cafetería de siempre. Los numerosos miembros de mi familia que viven, no ya en la misma ciudad, sino casi en el mismo barrio.

Yo siempre he sido un bicho raro.

La rutina me agobia. Una vida tranquila y predecible en el mismo pueblo, ciudad, o hasta país, sería, para mí, como una condena. Incluso la ciencia, que ha sido mi vocación desde muy chiquitita, ha perdido algo de su lustre tras varios años dedicándome a ella. Así que lo he decidido: me vuelvo a la universidad, quiero convertirme en comadrona. Mi cabeza necesita aprender cosas nuevas; mi entusiasmo, una nueva vocación; mi corazón, sorprendentemente, sigue ocupado por Él, que ha conseguido establecerse en mi vida y convertirse en una de esas constantes que una mente inquieta nunca cuestiona, como el aire, el agua o el cielo. Más me vale, porque Él será el hombro sobre el que me apoye, y el soporte económico que voy a necesitar durante los siguientes tres años, en los que esta "profesional" se convertirá de nuevo en estudiante.

Y Nueva Zelanda, ¿qué puedo decir de ella? ¿Cómo resumir este pequeño y aislado país para alguien que no lo conoce? Aotearoa, o "la Tierra de la Nube Blanca", me ha dado muchas cosas durante los últimos casi 6 años que he sido su huésped. Muchas cosas buenas, y un puñado de malas... La peor, una serie de terremotos que ha asolado mi querida ciudad, la Ciudad de los Jardines, que es ahora la Ciudad de los Escombros. Pero resurgirá, con mi ayuda y la de todos los que nos negamos a abandonarla. ¿La mejor? Uy, hay tantas cosas donde elegir... Nueva Zelanda me ha dado aventuras, paisajes espectaculares, me ha recibido con los brazos abiertos y desarmado con su sencillez y su naturalidad. Me ha dado amistades de todo el mundo, me ha enriquecido con su mezcla de gentes y culturas. Y me ha dado a Él. Sólo por eso ya habría merecido la pena.

Pero basta de discursos... esto pretendía únicamente ser una presentación. De Nueva Zelanda, universidades, comadronas, y demás, tendréis oportunidades de sobra para aprender en las próximas semanas y meses, si me hacéis el honor de visitar mi casa de cuando en cuando. Así que pasad... ¡Bienvenidos! Hay café en la cafetera, galletas hechas en casa, y la historia está a punto de comenzar. Poneos cómodos.

Ya llega la cigüeña...

10 comentarios:

  1. :-) Si eres como la foto que pones, si eres un bicho un poco raro y precisamente por eso creo que acompañarte en esta aventura va a ser muy entretenido.
    ¿Cuando empiezas en la Universidad?

    ResponderEliminar
  2. Gracias por invitarme a tu casa. Mi café, con leche y cargadito por la mañana pero descafeinado por la tarde para poder dormir. Espero tomarlo pronto en tu nube blanca, con tus alas hermosas rodeando mi cuello.
    Asusta ver el vídeo del terremoto, experiencias así espero que tengas pocas, aunque con Él a tu lado seguro que se llevan mejor.
    Besinos de Mamitú

    ResponderEliminar
  3. Esto promete chavala, eres una artista!

    ResponderEliminar
  4. Con este primer post tan sentimental dan ganas de cambiar una también de rumbo y seguir tus pasos, aunque no tendría muy claro qué profesión elegir jajaja
    Ahora bien, tengo que reconocer que espero con ansia los post que hablen sobre mujeres sobrehormonadas, revisión de potorros, partos sanguinolentos y demás historietas que desde este otro lado del blog suenan de lo más divertidas :-P

    ResponderEliminar
  5. Calandra, me parezco en que también tengo mucho morro ;). Empiezo el 30 de Enero... ¡qué ganas ya!

    Mamitú, ya está la cafetera esperándote, aunque sabiendo lo exigente que eres con el café, no sé si te acabarás trayendo la tuya propia, como ya sucedió una vez jejeje...

    Andrés, ya veo que te has animado a abrir tu propio weblog... pero lo veo algo vacío, ¿para cuándo el primer artículo?

    Almondiga, me has dado el nombre ideal para mi futura consulta en Nueva Zelanda: "Revisión de Potorros". Así las clientas y yo ya tendremos tema de conversación cuando me pregunten qué significa... La delicadeza nos viene de familia :P

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida a la Blogosfera (en confianza, la Blogocosa) y gracias por permitir que nos asomemos a los menos aventureros más allá de nuestro pequeño horizonte.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen Blog, te recomiendo que uses Adweblink.com es un sitio web para rentabilizar tu pagina web, vas a tener mejor posicionamiento, mayor numero de visitas y lo mas importante, vas a empezar a ganar dinero... Yo lo estoy usando hace unos meses y ya tuve mi primer pago :D... Saludos !

    ResponderEliminar
  8. Hola, muy buenas, he llegado a tu blog a través de spaniard, espero que no te moleste que te haga unas preguntillas, es que no encontraba tu mail, por aqui, y algunas veces soy bastante reticente a rellenar formularios para poder escribir en los sitios; De todas formas como no he encontrado tu mail, para poder escribir te dejo el mio , y si quieres responder unas preguntillas del estilo spaniard pues me lo dices, sino ... pues de todas formas gracias, las preguntas es acerca de trabajar de docente, en nueva zelanda, yo ya he estado unos meses alli, en el 2008, lo que pasa que me vine para terminar un master.... y al final me quiero volver, si puedo trabajando de profesor...lei en los skill que a lo mejor de profe en la universidad pero no lo veo claro.

    Muchas gracias..ah mi mail es edgarnoel@gmail.com

    ResponderEliminar
  9. Me impresiona tu pundonor y valentia. Que tengas un buen 2012. Él seriá siempre con todos nosostros, que sea creyente o no.

    ResponderEliminar
  10. Andá! Vuelves a tener blog!

    Esta vez parece distinto, pero seguro seguirá siendo estupendo. Suerte con tus nuevos planes.

    Por cierto, qué fue del Beagle?

    ResponderEliminar